Menu

Rafael Lozano-Hemmer

‘Pulse’ en el Hirshhorn Museum, Washington D.C.

1 Nov 2018 - 28 Abr 2019

El Hirshhorn Museum presenta su muestra de arte interactivo más extensa hasta la fecha, con tres piezas de la serie Pulse del creador Rafael Lozano-Hemmer.

Artista conocido por transitar las fronteras entre arte, tecnología, y diseño, Lozano-Hemmer al Museo ambientes inmersivos que utilizan detectores de ritmo cardiaco para crear experiencias cinéticas y audiovisuales utilizando los datos biométricos de los propios visitantes. Pulse ha animado las constantes vitales de cientos de miles de participantes.

La participación del público y la escala arquitectónica son características recurrentes de la obra de Lozano-Hemmer. En este caso, cada instalación captura firmas biométricas y las visualiza como secuencias repetitivas de luces parpadeantes, paisajes sonoros panorámicos, olas ondulantes y huellas dactilares animadas. Estos “retratos” o “instantáneas” íntimos de actividad eléctrica son añadidos a registros previos para crear un ambiente de ritmos sincopados. Hoy en día, el uso de la biometría para la identificación y el control crece, y estos datos constituyen una nueva manera de representar anonimidad y comunidad.

Leer más

La exposición empieza con Pulse Index (2010), que se presenta en su mayor escala hasta la fecha. La pieza registra las huellas dactilares del público y al mismo tiempo detecta su ritmo cardiaco, mostrando datos de los últimos 10.000 participantes en una cuadrícula de proyecciones a gran escala. La segunda obra, Pulse Tank (2008), presentada por primera vez en Prospect.1, Bienal de Nueva Orleans, ha sido actualizada y expandida para esta nueva muestra. Sensores convierten el pulso de los participantes en olas dentro de tanques de agua iluminados, creando patrones que se reflejan en las paredes del museo.

La última pieza es Pulse Room (2006), compuesta por cientos de bombillas incandescentes colgando del techo en filas uniformes, pulsando con los latidos del corazón de visitantes anteriores. Los usuarios pueden añadir su pulso a la instalación tocando un sensor, que transmite el pulso a la primera bombilla. Los siguientes latidos del corazón continúan registrándose en la primera bombilla, avanzando los registros anteriores una bombilla más adelante cada vez. El sonido de todos los latidos del corazón recopilados se une a la luz para amplificar el impacto físico de la instalación.

También están expuestos tres breves documentales sobre las piezas de la serie Pulse, mostrando la extensión de la serie a través de grabaciones de vídeo de otras instalaciones de arte público biométricas en Abu Dhabi, Toronto, Hobart, Nueva York y Urdabai, España (2007-2015).

Comisariado por Stéphane Aquin, Comisario Jefe con asistencia curatorial de Betsy Johnson, Comisaria Asistente.

1/11/2018 – 28/04/2019

Hirshhorn Museum, Washington D.C.